Estándares nacionales de educación cívica II

A modo de ampliacion del articulo similar emitido hace poco, hago un alcance y aclaracion respecto del tema,insertando el Boletin N°8.976-6 

Boletín N° 8.976-06

Estándares nacionales de educación cívica

 

De acuerdo al estudio The IEA International Civic and Citizenship Education Study (ICCS 20095), la educación cívica tiene como objetivo otorgar a los estudiantes los conocimientos necesarios para que, en el futuro, cumplan con su rol de ciudadanos, conozcan sus deberes, derechos y se comprometan a formar parte de la comunidad.

 

Sin embargo, de acuerdo al estudio citado Chile aún está lejos de este ideal. Y pese a que el país obtuvo el primer lugar entre los países latinoamericanos, presentó índices bajo el promedio internacional (500 puntos) con 483 puntos6.

 

En relación a los niveles de desempeño en el conocimiento cívico, los resultados revelan que hay sólo uno de cada cinco estudiantes capaces de relacionar distintos aspectos de la realidad política y social, y que conocen los mecanismos legales e institucionales que se utilizan para controlar estos procesos.

 

Un 16% no alcanza el nivel mínimo, lo que significa que no comprende cómo funciona la sociedad en la que debe insertarse.

 

A modo de ejemplo, la Encuesta Nacional de Opinión Pública Municipal 2011 del Instituto Chileno de Estudios Municipales -ICHEM, constata que la opinión pública tiene confusiones a la hora de evaluar a las instituciones políticas, según las responsabilidades que le competen.

 

Por ejemplo, solamente un 25% de los ciudadanos encuestados conoce y distingue las responsabilidades y funciones de los municipios y Gobierno Central, en cuanto a las responsabilidades que a cada una de estas instituciones le cabe en la administración de actividades tan cotidianas, como el alumbrado público, la seguridad ciudadana o la administración de la salud primaria7.

 

Este solo dato nos muestra que los bajos niveles de información y conocimiento, por los votantes, acerca de las instituciones públicas, pueden llevarlos a tomar decisiones desinformados, influenciadas por publicidad electoral engañosa, que no se basa en información veraz, donde se hacen promesas relativas a materias que se encuentran muchas veces fuera del ámbito de competencias que la constitución y las leyes asignan al cargo que se debe elegir. Ello, promueve una mala percepción de los ciudadanos acerca de las instituciones, los actores políticos electos o los candidatos que participan de elecciones. Por este motivo, la publicidad y propaganda electoral deben ser acotadas, en cuanto a su contenido, a fin de cumplir con un deber de buena fe y, además, promover un mayor conocimiento de parte de la población respecto de las funciones que cumplen las respectivas autoridades electas.

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

  • No hay comentarios recientes
Cerrar

Learn more about Peak Oil at Energy and Capital.